Nota prensa – V encuentro coordinadora

MORATA DE TAJUÑA

NOTA DE PRENSA DE LA COORDINADORA ESTATAL CONTRA LA INCINERACIÓN DE RESIDUOS EN CEMENTERAS – 11-03-2014

 

Las plataformas ciudadanas integrantes de la Coordinadora Estatal contra la incineración de residuos en fábricas de cementos, hemos celebrado las V Jornadas Estatales continuando la labor iniciada en Ponferrada, Toledo, Montcada i Reixac y Alsasua.

Durante estos años hemos asistido a la generalización de la quema de residuos en todas las cementeras de España. Ayudadas por los departamentos de Medio Ambiente de las Comunidades Autónomas, de algunos Ayuntamientos y del Estado, que han favorecido la incineración de residuos peligrosos: basuras urbanas, los neumáticos usados, las cenizas volantes, los productos farmacéuticos, las harinas cárnicas, los lodos de las depuradoras, etc…

Después de los debates y aportaciones que hemos realizado durante estas jornadas nos reafirmamos en que la incineración es la forma mas insostenible y peligrosa de tratar los residuos, no los elimina, solo los transforma, generando emisiones contaminantes y toxicas (metales pesados, dioxinas, furanos, gases de de efecto invernadero, gases ácidos, micro partículas, nanoparticulas). Que perjudica gravemente la salud de las personas y destruye los recursos naturales y que la única alternativa es la prohibición, reducción, el reciclaje y la reutilización  de los residuos.

También denunciamos los enormes beneficios que las cementeras obtienen de las asignaciones que les regala el Estado para emitir CO2. La reducción de la producción ha ocasionado un sobrante de emisiones. Que suponen 92 millones de Euros a todas las cementeras del estado sin necesidad de producir o hacer nada.

La Coordinadora Estatal exigimos a las administraciones que no concedan más permisos de incineración y anulen los permisos emitidos y desarrollen alternativas para los residuos basadas en la Reducción, Reutilización y Reciclaje, que no conviertan a las cementeras en industrias incineradoras.

Hacemos un llamamiento a los ciudadanos/as a movilizarse en contra de estos proyectos que atentan gravemente a nuestra salud, que rechacen y castiguen con su voto a los partidos políticos que apoyan la incineración.

Morata de Tajuña a 8 de marzo de 2014.

Firmado por 15 plataformas de todo el Estado

CONCLUSIONES V ENCUENTRO ESTATAL DE PLATAFORMAS CONTRA LA INCINERACIÓN DE RESIDUOS EN CEMENTERAS.

Ponentes:

Dra. Pilar Muñoz Fundación Alborada.

Carlos Arribas Ecologistas en Acción País Valenciano miembro de la comisión

Europea de residuos.

Mariel Vilella Asociación GAIA.

 Puntos tratados

• Como afecta la incineración de residuos a la salud. (Provocando cáncer, perdida

de fertilidad………)

• Mercado de CO2 y beneficio para las cementeras.

• Falta de rigor de la administración en la exigencia de la utilización de las M.T.D.

• Real Decreto 5/2013 que penaliza la ley 16/2002 de prevención y control

integrados de la contaminación.

• Convivencia de las Administraciones con las cementeras – creación mercado

C.D.R.S. (combustible derivado de residuos).

• Objetivo Europeo para 2020 sobre reciclaje.

Alternativas:

• Recogida selectiva de residuos.

• Impulsar el reciclaje y la reutilización.

• Campañas de concienciación ciudadana.

• Educar a los niños mediante talleres y actividades medioambientales en los

colegios.

Propuestas y objetivos a futuro:

• Denunciar a la C.E. la asignación de cuotas de emisiones de CO2.

• Solicitar las memorias ambientales sobre la procedencia, naturaleza y emisiones

de los C.D.R.S.

• Convertir en noticias los incumplimientos de los políticos que han firmado esas

autorizaciones.

Asistencia:

• A.V. Montcada.

• Movimiento contra la incineración Plataforma Penedes.

• A.V. Calleja.

• Plataforma Aire Net Sant Feliu.

• Plataforma Aire Limpio del Bierzo.

• Plataforma 3MUGAK BATERA Olazagutia.

• Plataforma LEMOAN ERRAUSTARIK EZ! Lemona

• Plataforma Aire Limpio Toledo.

• Toma la Tierra Madrid.

• Asociación de Vecinos de Perales de Tajuña.

• Asociación de Vecinos de Morata de Tajuña.

Incineración de residuos en cementeras – Ecologistas en acción

Incineración de residuos en cementeras

Un pingüe negocio, con graves consecuencias ambientales.

Carlos Arribas, Ecologistes en Acció del País Valencià. Revista El Ecologista nº 76.

Quemar residuos que podrían reutilizarse, generando además sustancias muy contaminantes, es un sinsentido. Pero las grandes compañías cementeras presionan mucho para continuar con la incineración. Y es que con esta actividad reciben subvenciones, se ahorran el coste del combustible y encima pueden vender más derechos de emisión de carbono. Un negocio redondo que pasa por encima del interés general.

Desde hace más de 15 años las fábricas de cemento han intentado ampliar su actividad, desde la producción de clínker en los hornos a la gestión y tratamiento de todo tipo de residuos, y presentándose ante la sociedad como los mejores gestores con la solución llave en mano a la grave problemática de los residuos en las sociedades postindustriales.

Primero fueron los aceites usados de los motores de los coches, después fueron las harinas cárnicas, tras el grave escándalo alimentario de las vacas locas. Los neumáticos usados, los lodos de depuradora, los residuos industriales (disolventes, residuos peligrosos, etc.), la fracción rechazo de los residuos sólidos urbanos denominada CDR [1], los residuos de la industria de la madera, etc. forman una larga lista de residuos que bajo el paraguas de la “valorización energética” forman el grueso de la materia prima que las fábricas de cemento ansían incinerar [2].

Es inútil razonar que en la jerarquía del tratamiento de residuos establecida en las normativas europeas, española y autonómicas, hay otras alternativas a la destrucción térmica de los residuos, como el reciclaje o la valorización material, ya que las administraciones autonómicas inevitablemente conceden las autorizaciones ambientales integradas a las empresas solicitantes, poniendo en evidencia la connivencia que existe entre ellas y las autoridades. Ello a pesar de la oposición ciudadana que existe en la mayoría de esos proyectos, que es pasada por alto incumpliéndose en muchos casos la propia normativa dictada por la administración.

El sector cementero en España

Llegó a contar con 41 fábricas en 2007, con una producción máxima de 32,1 millones de toneladas de clínker, de las que 31 tenían autorización para incinerar residuos. La mayor parte de las fábricas pertenecen a unos pocos propietarios, en su mayoría empresas multinacionales (Lafarge Asland, Cemex, Holcim, Italcementi Group, Cementos Portland Valderribas, Grupo Cimpor). Es un verdadero oligopolio, con prácticas de acuerdos de precios de venta de los productos derivados (cemento, hormigón, mortero, etc.) y de reparto de los mercados regionales, que ha sufrido varias sanciones millonarias de las autoridades de la competencia [3].

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria se han reducido a 33 fábricas, con varios cierres (Torredonjimeno, Sant Feliu de Llobregat, Vallcarca, Tudela-Veguín, Sant Vicent del Raspeig, Yeles o reducción de actividad en Santa Margarida i Els Monjos) y despidos de trabajadores [4], y una producción de 16,7 millones de toneladas, un descenso del 50% respecto al cénit de 2007, que se espera que en 2013 se reduzca aún más.

El sector cementero es uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero. En 2010 emitió 17,76 millones de toneladas de CO2, un 14,6% del total de emisiones industriales (el segundo sector después de la generación eléctrica: centrales termoeléctricas de gas y carbón). Ello es debido a la gran cantidad de energía necesaria para descarbonatar la materia prima (margas y calizas) y su cocción para producir el clínker, al que una vez añadido los aditivos necesarios (yeso principalmente) se convierte en cemento.

El combustible usado de forma mayoritaria es el coque de petróleo, un producto casi residual obtenido en la destilación del petróleo y cargado de metales pesados (mercurio, níquel, etc.), que ha aumentado de precio de forma importante en los últimos años, dado que su precio está indexado al del carbón. Las fábricas de cemento no cuentan con medios para filtrar los metales pesados volátiles (mercurio, talio, cadmio, etc.) presentes en el coque de petróleo y en los residuos. El sector cementero es uno de los principales emisores de mercurio, por detrás de las centrales térmicas de carbón. La mayoría de las fábricas cuentan con filtros de mangas, que solamente sirven para limitar las emisiones de materia particulada. En 2010 el sector del cemento emitió 35.136 toneladas de óxidos de nitrógeno, 4.833 t de óxido de azufre y numerosos contaminantes más, entre ellos 183 t de compuestos orgánicos volátiles COV (entre ellos las peligrosas dioxinas, furanos y PCB) y 320 kg de mercurio [5].

Impactos ambientales de la incineración

La incineración de residuos y de combustibles alternativos no reducen esas emisiones (especialmente si se utilizan como combustible residuos industriales peligrosos o determinados plásticos [6]), sino que en algunos casos las aumenta, como se ha podido comprobar con los COV y el mercurio en los últimos años, con el uso creciente de residuos [7] (11,2% de sustitución energética en 2009, con el País Valenciano, Andalucía y Cataluña a la cabeza).

Esos contaminantes tienen graves repercusiones en la salud de las personas. Hay multitud de estudios científicos que ponen en evidencia la relación entre el aumento de la morbilidad y mortalidad por diversos tipos de cánceres [8] y la cercanía a incineradoras de residuos.

Pero además de la contaminación atmosférica uno de los impactos negativos de la incineración de residuos es la subversión que introduce en la jerarquía en el tratamiento de los residuos, ya que se destruyen residuos cuya valorización material era posible y es prioritaria. ¿Por qué quemar neumáticos usados si el caucho se puede triturar y separar la banda de acero y utilizarlos como aglomerante asfáltico en carreteras y suelos, y reciclar el acero? ¿Por qué quemar lodos de depuradora que pueden utilizarse como enmienda orgánica en cultivos y restauración de suelos degradados? ¿Por qué quemar fracciones de RSU que de otra forma podrían reciclarse y utilizarse como nuevas materias primas?

El negocio de la incineración

Las razones son principalmente económicas. La nueva actividad de gestor de residuos abre a las fábricas de cemento un nuevo horizonte de conseguir mayores ganancias. Y lo son por partida triple: como gestores de residuos pueden recibir subvenciones y ayudas de la Administración por gestionar residuos (el nuevo combustible les puede salir gratis o aun puede tener un precio negativo [9]); se ahorran el combustible tradicional con precios crecientes del coque de petróleo, y además ahorran emisiones de gases de efecto invernadero, y por tanto pueden vender derechos de emisión (que les salieron gratis) en el mercado del carbono.

Además esa estrategia se complementa con la de algunas administraciones autonómicas [10] que en sus planes de residuos apuestan por la incineración de residuos y ven que la opción de incineración en las cementeras exige menos inversiones que la construcción de las costosas incineradoras de residuos sólidos urbanos, especialmente ahora que hay recortes en los presupuestos y que la iniciativa privada no está interesada, dada la retirada de las primas a nuevos generadores de electricidad en régimen especial del Gobierno Rajoy, tras la aprobación del Real Decreto Ley 1/2012 de 27de enero [11]. Además la oposición social prevista a la incineración en las cementeras es menor que la construcción de nuevas incineradoras, dado que son instalaciones existentes con un cierto grado de integración y aceptación.

La falacia de los supuestos ahorros en las emisiones

Uno de los argumentos del sector y de las administraciones es que la incineración de residuos supone una menor emisión de CO2. Hay que tener en cuenta que muchos de los residuos que se incineran en las cementeras proceden del petróleo (plásticos, aceites, neumáticos, textiles, disolventes, etc.) y nada tienen que ver con la biomasa. Además hay que poner en cuestión [12] que la quema de biomasa independientemente de su origen sea neutra respecto a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

La emisión real de GEI es independiente del combustible utilizado, y depende de la eficiencia y tecnología utilizada en la fabricación del clínker. Si el residuo no se recicla a las emisiones en la incineración habría que sumar las emisiones de la producción de una nueva materia prima (extracción, procesado, transporte, etc.) que la sustituya. El compostaje de la materia orgánica y su aplicación como enmienda a la tierra retrasa el retorno de los GEI a la atmósfera, que en la incineración es inmediato.

Los mecanismos de desarrollo limpio y las cementeras

Los fabricantes de cemento han utilizado en su propio beneficio los mecanismos del Protocolo de Kioto de forma abusiva e insultante. En los dos Planes de Asignación de derechos de emisión de GEI (2004-2012) obtuvieron del Gobierno unos derechos gratuitos de emisión muy por encima de las emisiones reales. En el periodo 2008-2010 obtuvieron unas asignaciones casi un 50% superiores a las emisiones reales [13]. Eso supuso que pudieron vender derechos de emisión de 28,2 millones de toneladas de CO2 (precio de la tonelada entre 7 y 20 euros) y obtener unos píngües beneficios sin hacer nada [14].

Las emisiones se reducen en la contabilidad oficial si los residuos a incinerar provienen de la biomasa. Eso explica el interés del sector cementero en reducir las emisiones.

Para el periodo post-Kioto 2013-20 el sector del cemento ha obtenido la consideración de “fuga del carbono” [15] y se le seguirán asignando derechos de emisión gratuitos. La asignación propuesta por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (junio 2012) es de 23,4 millones de toneladas de CO2 para el sector cemento y las emisiones reales en 2010 fueron de 17 millones de toneladas, con un previsible descenso en 2011, 2012 y 2013. O sea que la perspectiva para el sector cementero es de continuar haciendo un magnífico negocio con los derechos de emisión y la incineración de residuos [16].

Pero el negocio no acaba aquí. En los últimos años muchas instalaciones cementeras están apostando por jugar en el mercado internacional del carbono con los Certificados de Reducción de Emisiones (CER), promocionando la incineración de residuos en fábricas de cemento de países emergentes como China o promoviendo la incineración de gases refrigerantes clorados HCF [17]. En 2010 las fábricas españolas de cemento obtuvieron derechos de emisión CER por 358.000 toneladas y en 2011 se dispararon a 2.282.000 t [18]. Así la fábrica de Portland Valderribas de Morata de Tajuña obtuvo 339.660 CER en 2011, 250.357 de proyectos de descomposición térmica del refrigerante HCF 23, parte de los cuales en Changshu (China). Del mismo modo, la fábrica de Lafarge en Montcada i Reixach obtuvo unos certificados de reducción de emisiones CER de 169.020 toneladas en 2011 por impulsar un proyecto de quema de residuos en la cementera de Zongyang Conch, China. La promoción de la incineración de residuos no se queda en las fronteras peninsulares.

Notas

[1] El CDR o combustible derivado de residuos es un maremagnum de distintos tipos de residuos muy variados: rechazos de las plantas de reciclaje, voluminosos como colchones, muebles, plásticos de los vehículos fuera de uso, etc. Muchas plantas de reciclaje han variado sus instalaciones y metodología para maximizar la generación de CDR, en detrimento de una verdadera recuperación de materiales.

[2] En varios casos las primeras solicitudes de incinerar residuos comienzan por la biomasa y residuos forestales, con menor rechazo social, para después ampliar el flujo a todo tipo de residuos, incluyendo residuos peligrosos.

[3] El 12 enero de 2012 Cemex, Cementos Portland Valderribas y otras cuatro empresas fueron multadas con 11 millones de euros por la Comisión Nacional de la Competencia por actuar como un cártel fijando los precios y repartirse los mercados en el norte de España. En 2004 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea confirmó la multa de 110 millones de euros a varias cementeras, entre ellas Valenciana de Cementos, ahora Cemex, e Italcementi, por actuar como un cártel.

[4] En muchos casos se ha chantajeado a los trabajadores haciéndoles ver que la incineración de residuos era fundamental para la sostenibilidad económica de la fábrica y de sus puestos de trabajo, aunque se ha comprobado que al final también se han eliminado puestos de trabajo en las fábricas que incineraban residuos. Las federaciones de construcción de los dos grandes sindicatos UGT y CC.OO. han hecho piña con la patronal del cemento Oficemen en este tema, creando la Fundación Laboral Cemento y Medio Ambiente, para promover y popularizar la incineración de residuos y oponerse ideológicamente a las numerosas plataformas ciudadanas que luchan contra esos proyectos.

[5] Los datos de emisiones provienen del registro oficial de emisiones EPER: http://www.prtr-es.es

[6] La incineración de PVC produce dioxinas. La incineración de policarbonatos (Bisfenol A) produce fenol, que daña el sistema nervioso, la del polietileno produce 1-3 butadieno, benceno y tolueno todos ellos cancerígenos, la del poliestireno genera varios hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) como el benzopireno que es cancerígeno, la del poliuretano genera isocianatos un cancerígeno que afecta a las vías respiratorias, la de los neumáticos genera dioxinas y furanos, HAP y 1-3 butadieno. Comunicación de Fernando Palacios, investigador del CSIC, en el IV Encuentro de la Coordinadora Estatal contra la incineración en cementeras, Altsasu, noviembre de 2012. Ver www.airelimpio.org

[7] La emisión de mercurio aumentó de 206 kg en 2009 a 320 kg en 2010. En el caso de los COV el aumento fue de 174 a 183 t. Sin duda el cambio de combustibles ha debido influir en esos aumentos de las emisiones, con una producción de clínker que disminuyó en un 2%. Hay que anotar que en no todas las fábricas de cemento se miden las emisiones de mercurio y por tanto no aparecen esos datos en el registro EPER. Las emisiones reales deben ser mucho mayores.

[8] García Pérez et al. (Investigadores del Instituto de Salud Carlos III). “Mortalidad por cáncer en ciudades situadas en las proximidades de incineradoras y de instalaciones para la recuperación o eliminación de residuos peligrosos”. Environment International 51 (2013) 31-44, J. En: http://ambientefuturo.org/wp-conten…
- Para más referencias ver la comunicación del médico Mario Fernández en el IV Encuentro de la Coordinadora Estatal contra la incineración en cementeras, Altsasu, noviembre de 2012 en www.airelimpio.org

[9] Las cementeras podrían obtener hasta 20 € por tonelada de CDR. La puerta de atrás de la incineración de residuos, Greenpeace, mayo 2012, pág 39.

[10] La Generalitat Valenciana en el borrador del Plan Integral de residuos preveía la construcción de 3 o 4 macrocincineradoras de RSU que se han eliminado por la incineración de RSU en las tres cementeras existentes. El Gobierno de Navarra ha aprobado la incineración de alrededor de 40.000 t de RSU en la fábrica de cemento de Olazti, que suplantará la prevista construcción de una incineradora en Tafalla.

[11] Ese Real Decreto Ley suprimió las primas e incentivos para nuevas instalaciones en régimen especial, que afecta a las instalaciones de energías renovables y también a las de incineración de residuos.

[12] El Comité Científico de la Agencia Europea de Medio Ambiente en un informe de septiembre de 2011 calificó como un error metodológico grave considerar neutra respecto a las emisiones de GEI la sustitución de combustibles fósiles por biomasa independientemente de su origen, pues podría producirse en realidad en algunos casos un aumento en las emisiones de GEI y una contribución al calentamiento global. http://tinyurl.com/6eucukb
- “EU carbon target threatened by biomass ’insanity’”, The Guardian Environment Network, 2 abril 2012: http://www.guardian.co.uk/environme…

[13] Las asignaciones fueron de 87,59 millones de t y las emisiones de 59,38 millones de t. Datos en www.renade.es

[14] Mariel Vilella de Gaia estima en 210 millones de euros las ganancias de Cemex, 97 millones las de Portland Valderribas y 74 millones las de Holcim por ventas de 16,3 millones de t de CO2 en el periodo 2008-2012. Comunicación al IV Encuentro de la Coordinadora Estatal contra la incineración en cementeras, Altsasu noviembre 2012, en www.airelimpio.org

[15] La Comisión Europea considera así a los sectores emisores de GEI que se pueden deslocalizar si se les exigieran las reducciones de un 20% contempladas de forma general para 2020 en el resto de sectores industriales, respecto a las emisiones de 1990 y seguir emitiendo en otros países fuera del Anexo I del Protocolo de Kioto. Esa consideración fue un éxito del lobby del cemento en Bruselas.

[16] En el periodo post-Kioto el órgano que asigna los derechos de emisión es la Comisión Europea y no los gobiernos. Ahora los gobiernos proponen y la Comisión decide. Dada los generosos derechos de emisión concedidos en la etapa 2004-2012 que ha conducido a una caída en picado del precio de la tonelada de CO2 la Comisión quiere restringir esos derechos a la actividad real mediante la Decisión 2011/278/UE. Están por ver los efectos del Real Decreto 1722/2012, de 28 de diciembre, que es la transposición de esa Decisión y las asignaciones realmente asignadas. La picaresca hace que la fábrica de Santa Margarida i els Monjos de Unilanda reduzca su actividad a algunos meses al año y no cierre oficialmente para disponer de esos derechos de emisión gratuitos.

[17] La Convención Marco de Naciones Unidas eliminará en mayo de 2013 esa actividad como generadora de derechos de emisión por el fraude que supone y los abusos que se han producido. Se ha demostrado que se incrementó la generación del gas HCF23 para después reducir una mayor cantidad equivalente de GEI mediante su incineración y así hacer un gran negocio. El gas HCF23 se produce como residuo en el proceso de producción del refrigerante HCFC22 y es un potente gas de efecto invernadero (factor 11.700).

[18] En http://www.sandbag.org.uk/maps/offs… hay una relación de instalaciones que han obtenido esos Certificados de Reducción de Emisiones y el tipo de proyecto MDL que promueven.


Proposicion No de ley proteger comarca de El Bierzo – Animan a presentar alegaciones contra la incineración de residuos en la Robla

Proposicion de ley de iniciativa legislativa incineración residuos en El Bierzo

Salvemos El Bierzo pide que la Guardia Civil controle los transportes de Cosmos y está terminando de elaborar la Proposición No de Ley (PNL) que pretende que apoyen al menos 10 ayuntamientos de El Bierzo para conseguir elevar a las Cortes de Castilla y León el debate de la modificación de la ley medioambiental para la protección de la comarca de El Bierzo contra las industrias contaminantes

Nota de Prensa 9 de marzo de 2012 – Ecologistas en accion

ANIMAN A PRESENTAR ALEGACIONES CONTRA LA INCINERACIÓN DE RESIDUOS EN LA ROBLA

En las alegaciones,  Ecologistas en Acción solicita al Consejero Silván que aplique el mismo criterio restrictivo a las autorizaciones ambientales de las dos cementeras de la provincia de León, y en consecuencia   no permita,  ni en La Robla ni en El Bierzo, la coincineración de residuos,   sino en todo caso, la sustitución de los combustibles habituales por otros mas limpios como el gas natural o la biomasa forestal.


Ecologistas en Acción elabora y difunde un modelo de alegación para seguir denunciando la tramitación del expediente que permitirá a la cementera propiedad de Tudela Veguín S.A. quemar en La Robla hasta 260 toneladas diarias (95.000T/año) de neumáticos usados y otros residuos, triplicando la cantidad hasta ahora autorizada,  pasando la cementera a convertirse en una incineradora.


Dados los altos niveles de contaminación que sufre la población de La Robla y  su zona atmosférica de influencia,  no es exagerado calificar esta autorización de verdadero  atentado contra la salud pública. Por eso,  en las alegaciones también se ha solicitado la paralización del procedimiento administrativo hasta que las autoridades ambientales y sanitarias realicen un estudio epidemiológico sobre la prevalencia de cáncer en La Robla.

Además de la falta de aplicación del Principio de Precaución, se alega vulneración de la jerarquía en el tratamiento de residuos y falta de planificación por parte de la Junta, todo ello de acuerdo con la Ley Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados y con el RD 1619/2005, sobre gestión de neumáticos fuera de uso.

Se adjunta modelo de alegacióny página del expediente en información pública, con listado de los residuos que pretende coincinerar Tudela Veguín.

(*) Nótese que no se fijan cantidades máximas para cada tipo de residuo,  sino que indistintamente se permite la combustión de cualquiera de ellos hasta alcanzar las 95.000t/año.

Una tercera parte de los  códigos LER se corresponden con RSU o asimilables.

El hecho de que los residuos no sean peligrosos según la Lista Europea de Residuos (LER)   “es irrelevante en relación con la emisión de contaminantes a la atmósfera ya que “la diferenciación entre los residuos peligrosos y no peligrosos tiene su fundamento en las características de los residuos con carácter previo a su incineración” (Real Decreto 653/2003 sobre incineración de residuos).

Fdo.: Junta Directiva.

Modelo para presentar alegaciones

AL CONSEJERO DE MEDIO AMBIENTE Y FOMENTO DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN

D./Dña.________________________________________________­­­________________con D.N.I.________________,
y domicilio a estos efectos en _________________________________________________actuando en su propio
nombre o en representación de la asociación ___________________________________________________NIF
____________,
en relación al anuncio de “Información pública de la solicitud de Autorización ambiental y Estudio de impacto ambiental del proyecto de modificación de las instalaciones de fabricación de clinker y cemento en el término municipal de La Robla (León)“ Exptes.: AA­LE­ 003/11 y IA­008/2011­24, publicado en el BOCyL de 16 de febrero de 2012, comparece y EXPONE las siguientes ALEGACIONES:

Con la aprobación de los expedientes de referencia Tudela Veguín, S.A. podrá coincinerar en La Robla hasta 260 toneladas diarias (95.000 t/año) de neumáticos fuera de uso (NFU) y otros residuos, triplicando la cantidad de desechos que la cementera ya utiliza, desde agosto de 2009 , como combustibles alternativos en sustitución del coque de petróleo. La coincineración de basura, que reduce los costes de explotación de las cementeras, transformándolas en
incineradoras, nunca debió permitirse en La Robla, por los siguientes motivos:

1) NO SE RESPETA EL PRINCIPIO DE PRECAUCIÓN.
La Robla es un municipio de atmósfera contaminada situado en un fondo de valle, donde las inversiones térmicas dificultan la ventilación. En La Robla, funcionando la central térmica próxima a la cementera, estando ambas industrias situadas dentro del casco urbano, se han venido superando los valores límite de diversos contaminantes para proteger la salud humana, incluso ha sido frecuente superar los niveles de alerta para el dióxido de azufre. En vez de aplicar el Principio de Precaución, se expone a la población a mayores riesgos para la salud, permitiendo una actividad capaz de liberar a la atmósfera los tóxicos químicos más peligrosos conocidos (dioxinas, furanos, metales pesados, partículas ultrafinas, etc.) que se generan en la combustión de neumáticos, plásticos, lodos de depuradora, RSU, …Residuos, todos ellos, que pueden y deben ser reutilizados y reciclados.

2) SE VULNERA LA JERARQUÍA EN EL TRATAMIENTO DE RESIDUOS:
2.1­ Quemar neumáticos no es necesario. En CyL se están concediendo autorizaciones para la coincineración de NFU en cantidades que están muy por encima de la cantidad generada en esta Comunidad. Tal es así que el Plan Regional Sectorial de Carreteras 2008-2020 reconoce que la práctica totalidad de los neumáticos desechados anualmente (13.000 t/año) podría reciclarse utilizando betún­caucho en la construcción y reparación de firmes, con óptimos resultados para la seguridad vial.
Otros muchos productos (césped artificial, suelos para parques infantiles, asilamientos térmicos y acústicos, etc.,) también se pueden fabricar a partir de NFU. Sin embargo, las industrias del reciclado ­que emplean más mano de obra que las incineradoras­ encuentran dificultades para acceder a la materia prima procedente de los NFU, dada la presión que ejerce sobre el mercado la valorización energética, avalada por autorizaciones administrativas como esta, que no solo vulnera claramente la jerarquía impuesta al tratamiento de residuos, sino que además, rebasa con creces la producción autonómica, lo que fomentará la importación de NFU, en contra de los principios de proximidad y autosuficiencia (Artículos 8 y 9 de la Ley 22/2011).
2.2­ La incineración de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) o asimilables, no está contemplada en la normativa de CyL. De este modo, en León los RSU son gestionados por GERSUL en el CTR de San Román.

3) LA JUNTA DE CYL CARECE DE PLANIFICACIÓN.
La nueva Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados amplia la exigencia de planificar, en cada comunidad autónoma, las instalaciones de eliminación y valorización. La Junta no cuenta con esta planificación ni con planes de prevención para cada flujo de residuos. Tampoco ha planificado la gestión de NFU, de acuerdo con el RD 1619/2005.

Es por lo que SOLICITO:
-Que se paralice el presente procedimiento administrativo hasta que las autoridades ambientales y sanitarias realicen un estudio epidemiológico sobre la prevalencia de cáncer en La Robla.

-Que se aplique el mismo criterio restrictivo a las autorizaciones ambientales de las dos cementeras de la provincia de León, y en consecuencia no se permita, ni en La Robla ni en El Bierzo, la coincineración de esiduos; sino en todo caso, la sustitución de los combustibles habituales por otros mas limpios como el gas natural o la biomasa forestal.

En………., a …..marzo de 2012.

Fdo.:

C/ Rigoberto Cortejoso, 14­ 47014 Valladolid.

Prensa

www.leonoticias.com

www.lacronicadeleon.es

El TSJCyL confirma la anulación del Plan de Residuos Industriales al no concretar la ubicación de los centros y declara ilegal la planta de residuos tóxicos de Ólvega (Soria)

El Supremo confirma la anulación del Plan de Residuos Industriales al no concretar la ubicación de los centros

Ecologistas en Acción reclama a la Junta de Castilla y León que se anulen las autorizaciones de las instalaciones existentes en la Comunidad y que no se den las que están pendientes

Castilla y León   09/11/2011

El Tribunal Supremo confirma la anulación del programa de infraestructuras del Plan de Residuos Industriales de Castilla y León 2006-2010 por no establecer una ubicación concreta de los centros de eliminación de residuos. Así, respalda de este modo la sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso Administrativo de Valladolid del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de junio de 2007, en la que estimó parcialmente el recurso interpuesto por Ecologistas en Acción y que fue recurrida por la Junta ante el Supremo en casación.
El Supremo desestima el recurso planteado por la Administración regional y mantiene en el fallado por el TSJ e impone el pago de las costas procesales, con el límite de 4.000 euros. La sentencia establece que de acuerdo a la legislación nacional y también la comunitaria «los planes de gestión deben prever criterios de localización espacial o geográfica de los lugares de eliminación de residuos y por ello han de incluir un mapa que señale su emplazamiento que se dará a los lugares de eliminación de residuos o unos criterios de localización precisos para que la autorización competente para expedir una autorización». «Estos requisitos no se cumplen», recoge la sentencia. Además, dice que la determinación que contiene es solo «aparente» ya que indica tres zonas de una «amplitud desmesurada» en las que se pueden autorizar instalaciones y incluso establece que se pueden hacer fuera de ellas.

Regeneración. Asimismo, anula el objetivo específico de regeneración de sólo el 40 por ciento de los aceites de automoción recogidos en 2010, al considerarlo ilegal ya que el Real Decreto establece que los agentes responsables de la puesta en el mercado de aceites industriales están obligados a alcanzar un 65 por ciento a partir de enero de 2008. Desde Ecologistas en Acción explicaron que pondrán esta sentencia en conocimiento de todos los órganos judiciales que hayan otorgado o tengan que hacerlo las autorizaciones para la puesta en marcha de estas instalaciones, explicó el portavoz de este colectivo en Valladolid, Miguel Ángel Ceballos.
Además, pidió a la Junta que «trabaje, después de 20 años con los brazos cruzados» y redacte un plan que tenga en cuenta las necesidades de la Comunidad y que la Administración controle las instalaciones de residuos peligrosos y evitar así que, como sucede en la actualidad, estén bajo la iniciativa privada y se conviertan en «un foco de atracción» para las industrias de otras los procedentes de Madrid y el País Vasco.
Por eso, trasladarán este asunto al Consejo Asesor de Medio Ambiente para que se ponga solución a una situación «lamentable». En este sentido, el responsable de Ecologistas en Acción en Burgos, Luis Oviedo, hizo un llamamiento a la Junta para que no busque «recovecos legales» para solucionar este problema y cree leyes singulares para sacar adelante sus proyectos.

El TSJCyL declara ilegal la planta de residuos tóxicos de Ólvega, Soria Ecologistas en Acción exige a la Junta que ponga coto al tráfico de residuos peligrosos hacia la región rtcyl.es

La planta de Distiller en Ólvega tiene capacidad para tratar 35.000 toneladas anuales de residuos tóxicos y peligrosos de Aragón, el País Vasco, Madrid, Navarra y La Rioja

Europa Press / Valladolid – sábado, 03 de diciembre de 2011

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha anulado la autorización ambiental otorgada en 2009 por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León a la mercantil catalana Distiller, S.A. para la instalación de una planta de tratamiento de residuos tóxicos y peligrosos en la localidad soriana de Ólvega.

La anulación se fundamenta en una anterior sentencia de 2007 de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJCyL, confirmada el mes pasado por el Tribunal Supremo, que ha anulado el Programa de Infraestructuras del Plan de Residuos Industriales de Castilla y León 2006-2010, según informaron a Europa Press fuentes de Ecologistas en Acción.

A la vista de la jurisprudencia europea, el nuevo fallo concluye que “procede declarar la nulidad de la Orden por la que se concede autorización ambiental [a Distiller], por cuanto que falta el presupuesto base de la existencia de unos planes de gestión que concreten los lugares en la forma establecida en la sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas”.

En relación a la actitud de la Junta de Castilla y León, la Sala señala que “no se acredita esta situación extrema de no contar con lugares de eliminación de residuos y lo que se acredita es una voluntad de no recoger unos adecuados planes, en la forma exigida por la Directiva, para, amparándose en esta cierta amplitud que permite la indicada sentencia del Tribunal Europeo de Justicia, conceder las autorizaciones sin una previa determinación de un criterio planificado de ubicación”.

35.000 TONELADAS ANUALES

La planta de Distiller en Ólvega tiene capacidad para el tratamiento de 35.000 toneladas anuales de residuos tóxicos y peligrosos, procedentes en su mayoría de Aragón, el País Vasco, Madrid, Navarra y La Rioja. Fue inaugurada el pasado mes de marzo por la ex-consejera de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, María Jesús Ruiz, “firme partidaria de la importación de residuos tóxicos a la región como una oportunidad de negocio”, tras obtener la empresa catalana unas subvenciones públicas de 4,5 millones de euros.

EA se ha felicitado por la sentencia del TSJCyL, que ayudará a cortar el tráfico de residuos tóxicos que ha convertido en los últimos años a Castilla y León en el principal receptor nacional de estos desechos, “gracias a las facilidades dadas por la Junta de Castilla y León para la instalación de todo tipo de instalaciones de tratamiento físico-químico, incineración y vertido”, como, en su opinión, la ahora declarada ilegal, la nueva planta de la empresa también catalana Indureco en Venta de Baños (Palencia), paralizada judicialmente, las incineradoras de residuos peligrosos autorizadas en Carrión de los Condes (Palencia) y Medina de Pomar (Burgos) o la planta y el vertedero de residuos tóxicos de Cetransa en Santovenia de Pisuerga (Valladolid).

Por ello, EA demanda la urgente redacción de un nuevo Plan de Residuos Industriales que sustituya al ya expirado, con la participación de todos los agentes interesados, que priorice de manera efectiva la reducción (en especial de los residuos peligrosos), la reutilización y el reciclado de los residuos, ponga coto al tráfico de residuos tóxicos hacia Castilla y León y determine con suficiente precisión la naturaleza y localización de las instalaciones de eliminación y valorización necesarias para los residuos de la industria de Castilla y León, que deberían ser de titularidad pública en el caso de los tóxicos para extremar el control de su operación.

LA FÁBRICA DE CEMENTO DE LA ROBLA LLEVA UN AÑO QUEMANDO RUEDAS SIN AUTORIZACIÓN DE INICIO.

Nota de prensa EA 06-08-2010

Ecologistas  en Acción  denuncia que desde agosto del año pasado se queman neumáticos fuera de uso como combustibles alternativos  en la cementera propiedad de Tudela Veguín, S.A., sin que la empresa haya obtenido autorización de inicio para esta peligrosa actividad,   es decir,  sin el debido control administrativo e incumpliendo, presuntamente,  el Real Decreto de Incineración y el  condicionado ambiental impuesto por la Junta  para atenuar el impacto negativo sobre el medio ambiente y la salud pública.


Desde hace un año el “olor a goma quemada” es frecuente, sobre todo en horario nocturno.
Ecologistas en Acción base su  denuncia en declaraciones de los vecinos, en  los informes facilitados por Tudela Veguín, S.A. a la Comisión Municipal de Medio Ambiente de La Robla,   y  en la respuesta dada por la Junta,  mediante  escrito firmado el 22 de abril de 2009, admitiendo que la autorización de inicio se estaba tramitando en esa fecha.


Pedimos a la Junta que abra un expediente sancionador a la empresa Tudela Veguín, S. A. y que paralice la coincineración de neumáticos fuera de uso y otros residuos en la cementera de La Robla, al menos hasta que el TSJ dicte sentencia en el recurso contencioso administrativo que Ecolgistas en Acción de la provincia de León mantiene contra la Autorización Ambiental  concedida  a la cementera  para quemar residuos  en cantidad de 33.000T/año.

Para Ecologistas en Acción la  incineración es la forma más insostenible y peligrosa de tratar los residuos, puesto que no los elimina, sólo los traslada y dispersa, liberando a la atmósfera, nuevas sustancias resultantes de la combustión –dioxinas, furanos, metales pesados, partículas finas, etc.-, que son los compuestos químicos tóxicos y cancerígenos más peligrosos que se conocen,  mucho más contaminantes que los materiales de partida.

Las cementeras no han demostrado que quemando basuras reduzcan sus emisiones; por el contrario,  esta práctica aumenta el riesgo de liberar a la atmósfera las referidas sustancias ultratóxicas,  -sobre todo si se queman productos ricos en cloro, como son los neumáticos-.


Es importante recordar la prioridad legal  de la valorización material (reciclado) sobre la energética (incineración)  puesto que en estos momentos,  todos los NUF que se generan,   en España  y mas concretamente  en Castilla y León,  podrían  destinarse al reciclado,  simplemente con que las administraciones públicas, estatal y autonómica,  cumplieran los objetivos de reciclaje establecidos tanto en el Plan Nacional Integrado de Residuos (PNIR)  como en el Plan Regional de Carreteras e impulsaran decididamente,  en la obra civil que adjudican, la sustitución de la grava y el asfalto por granza y mezclas bituminosas procedentes del  reciclaje de NFUs.

Sin embargo estos objetivos se ven obstaculizados  por el sector cementero  al convertirse  en “gestor de residuos”.  Quemando neumáticos las cementeras  entran en competencia desleal con alternativas y proyectos de gestión,  respetuosos con el medio ambiente y que, además, generan muchos más puestos de trabajo.

Con el único objetivo de reducir los costes de explotación de las cementeras y, por tanto, de aumentar los beneficios de sus propietarios, se pone en peligro nuestra salud, la de las generaciones futuras y la de los trabajadores de estas instalaciones.

BIENVENIDO/A BENVINGUT/DA

Bienvenido al sitio web de la Cordinadora Estatal de Grupos Contra la Incineración de Residuos en Cementeras.

(más…)