La quema de basuras enferma a los soldados estadounidenses

ELMUNDO.es | Madrid

Actualizado viernes 06/08/2010 10:55 horas

Deshacerse de la basura en una zona de guerra puede convertirse en un quebradero de cabeza incluso para el ejército más imponente del mundo. Después de años quemando todo tipo de desechos en fosas, EEUU se enfrenta ahora a las secuelas que sufren numerosos soldados que sirvieron en Irak y Afganistán: 241 de ellos han emprendido acciones legales en la corte federal de Maryland.

Según desvela el diario ‘The Washington Post’, militares y empleados civiles han interpuesto una demanda contra la empresa Kellogg Brown & Root (KBR), encargada de las piras que sirven para deshacerse de todo tipo de residuos en diversos campamentos militares tanto en Irak como en Afganistán.

Los afectados, sufren diversos tipos de cánceres y afecciones respiratorias, que achacan al tóxico humo negro que se generaba en dichas fosas, donde lo mismo se queman los restos de alimentos, que los envases de plástico, pinturas, disolventes, medicamentos, neumáticos o incluso animales muertos. Sin embargo, los abogados que han presentado la demanda reconocen que será difícil probar la relación entre este humo y las diversas patologías que empezaron a surgir al volver a casa, o incluso que la empresa KBR (filial hasta 2007 de la polémica corporación petrolera Halliburton) tiene algún tipo de responsabilidad.

Al menos, se felicitan los afectados, de momento su iniciativa ha llamado la atención sobre las piras de ‘mugre iraquí’ como algunos las llaman. El pasado mes de marzo, el ejército prohibió la mayoría de estas incineradoras al aire libre, y el pasado mes la Asociación Americana del Pulmón reconoció que existían riesgos para la salud de los soldados y pidió que se estableciesen otros métodos para deshacerse de los residuos.

“Aunque quemar ciertas sustancias puede no ser la opción ideal desde el punto de vista de la salud”, reconoce el Departamento de Defensa en algunos documentos judiciales del caso, “otro tipo de instalaciones [como un vertedero o incineradoras cubiertas] no siempre son opciones viables”.

Aunque el diario estadounidense reconoce que no se puede saber cuántas de estas fosas, en las que los residuos se quemaban con ayuda de combustible, han funcionado en los dos países en guerra; insiste en que 10 de ellas todavía siguen en marcha en la actualidad.

06/08/2010 | Actualizada a las 19:25h | Sucesos

Demandan a una empresa de EE.UU por
enfermar tras quemar basuras en Irak y
Afganistán

Un total de 241 militares y civiles acusan a la compañía de causarles cáncer y dolencias respiratorias graves por la inhalación de una bruma tóxica

Washington. (EFE).- Más de 240 personas estadounidenses han demandado a una empresa por haber enfermado de cáncer y de dolencias respiratorias graves a raíz de la quema de basura efectuada por esta firma en las bases militares de ese país en Irak y Afganistán, informa hoy el diario The Washington Post.
Doscientos cuarenta y un estadounidenses, entre miembros de las Fuerzas Armadas y empleados civiles, han iniciado esta demanda legal contra la firma Kellog Brown and Root, que tenía los contratos de operación de más de dos docenas de zanjas de quema de residuos en Irak y Afganistán.

“Las zanjas se usaron para deshacerse de botellas plásticas, contenedores de comida de espuma plástica, trozos de metal, pinturas, disolventes, desechos médicos y hasta animales muertos”, dice el Post, que añade que la basura se
tiraba en las zanjas, se regaba con combustible y se quemaba.

El personal militar y los empleados civiles afectados indican que inhalaron una bruma tóxica procedente de las zanjas y eso les ha causado enfermedades graves, según el artículo. Los demandantes afirman que seis personas han muerto de leucemia y cinco reciben tratamiento por esa forma de cáncer de la sangre y la médula ósea.

En marzo pasado, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos prohibieron la quema de plásticos, neumáticos, aerosoles y otros materiales en espacios abiertos al aire libre. En abril, el Departamento de Asuntos de Veteranos identificó las zanjas de quema de residuos como una amenaza ambiental, y la semana pasada la Asociación Estadounidense del Pulmón, en una referencia a los riesgos para la salud de los soldados, pidió a los militares que encontraran,
de inmediato, otras formas de deshacerse de la basura.

Según el Post, la firma KBR sostiene que son los militares quienes deciden cuándo y dónde se usan las zanjas de incineración al aire libre y qué se arroja en ellas. Un estudio hecho por los militares en 2008 en la zanja de incineración de basuras en la Base Aérea Balad, unos 68 kilómetros al norte de Bagdad, concluyó que la quema de basuras no tenía efectos a largo plazo.

Jill Pettibone, vicepresidenta de KBR, indicó que la empresa había preguntado al Ejército si debía seguir proporcionando el servicio de las zanjas de quema y solicitó permiso para tener sus representantes en los sitios de incineración para asegurarse “de que todas las personas tuviesen la protección adecuada”.

Be Sociable, Share!
Dejar un comentario